Saltar al contenido

Videncia

4 febrero 2021

¿Qué significa ser una persona que es vidente?

Sobre este término se ha hablado mucho y en cierta medida, es una palabra que se ha prostituido mucho, ya que por desconocimiento de los hablantes, lo emplean sin caer en la cuenta que no toda persona que da una predicción y sucede, puede llamarse vidente. Habría que explicar que esa persona tuvo una intuición, una corazonada la cual le hizo decir ese vaticinio o resultado futuro.

Diferencias entre vidente y clarividente

Primeramente aclarar las diferencias entre una persona vidente y la que es clarividente. Son muy parecidas, pero no son iguales. Una persona es vidente cuando está en el proceso de desarrollar su sexto sentido situado en el tercer ojo o también denominado sexto Chakra, es decir, está realizando ejercicios de apertura del sexto Chakra. Mientras la persona que es clarividente ya tiene desarrollado su sexto sentido. En consecuencia, tiene claro (“clari”) lo que ve, lo que oye, lo que percibe, lo que saborea y lo que siente. Posee el mencionado Chakra o vórtice de energía abierto para recibir la información que el universo le permita recibir. Asimismo, ya ha verificado y comprobado en su experiencia personal y profesional que sus predicciones, vaticinios y resultados futuros fueron correctos o acertados con un alto grado de porcentaje probabilístico y de esa manera ayudó a personas que le preguntaron. Por así decirlo, el vidente es el alumno y el clarividente es el profesor. 

Vidente: persona desarrollando su sexto sentido y capaz de vaticinar acontecimientos futuros (corto,  medio o largo  plazo)

Clarividente: persona con desarrollo de su sexto sentido y capaz de vaticinar acontecimientos futuros (corto, medio o largo plazo)

Ejemplo ilustrativo: un dentista puede eliminar las caries de sus pacientes pero, él mismo no puede quitar sus propias caries. Necesita de otro profesional para limpiar sus caries.

¿Para qué sirve ser vidente?

Una persona que es clarividente es la que predice con una probabilidad muy alta (entorno al 85-93%) el futuro de otra persona ajena a ella, ya sea un amigo, un familiar, un consultante, etc. En otras palabras, es la persona que posee la habilidad de vaticinar con un alto grado de acierto sucesos, hechos, acontecimientos, eventos, fechas claves, detallar nombres, etc,  que ocurrirán en el futuro, ya sea, o corto, o medio o a largo plazo. Es decir, puede reunir información acerca acontecimientos o personas por medios más allá de los cinco sentidos físicos. 

Al igual que comentamos que un tarotista podía recurrir a su herramienta para solucionar un problema o una cuestión propia y personal, un clarividente real, nunca puede predecir su propio futuro, es una condición que siempre se cumple. ¿Por qué? Porque si pudiera ver su propio futuro, estaría alterando el orden perfecto del universo (en concreto la ley universal de la correspondencia) y a su vez, estaría en cierto modo, alterando su propio destino consiguiendo así, el error de cambiar la manera de llegar a él.

¿Qué sucede cuando hablamos? Que por economía lingüística, decimos vidente haciendo referencia a la persona dotada de ese sexto sentido porque es más corto que decir clarividente. Pero ya hemos aprendido la pequeña diferencia.

Para acabar quisiera comentar que una persona que es vidente, ha logrado soportar la confrontación con la realidad y gracias a ello, puede ponerse al servicio de las personas que le consultan y le preguntan, con el único fin y objetivo de, no interferir en ningún destino humano.

TIPOS de Clari-VIDENTES

Clari-VIDENTE: ve a través de los Ojos

Clari-AUDIENTE: ve a través del Oído

Clari-ESTÉSICA: ve a través del Tacto

Clari-OLFATIVO: ve a través del Olfato

Clari-GUSTATIVO:ve a través del Gusto

 

NOTA: Existen personas con 2 o más tipos de claris

¿Cómo trabaja un Clarividente?

Como ya vimos con anterioridad, un vidente o clarividente real, no utiliza ningún tipo de herramienta para realizar sus predicciones, lo que únicamente emplea es su don y/o habilidad con su sexto Chakra, también llamado tercer ojo, y además emplea uno de los principios de la Física Cuántica, el cual es el Principio de la Dualidad Onda-Partícula.

Describiré lo más brevemente posible este principio para explicar cómo trabaja un vidente o clarividente.  El científico francés Louis de Broglie, basándose en los resultados de otros científicos como Planck, Einstein y Compton, supuso que cualquier partícula puede comportarse como una onda en determinados experimentos. Supongamos que una partícula es una pelota de tenis y que una onda es una cuerda de embalaje de 2 metros de largo. A cada partícula le corresponde una onda asociada. Es decir, supuso que toda la materia tiene un comportamiento dual.

La dualidad onda-corpúsculo, también llamada dualidad onda-partícula es un fenómeno cuántico, bien comprobado empíricamente, por el cual muchas partículas pueden tener comportamientos típicos de ondas (la cuerda agitada hacia arriba y hacia abajo) en unos experimentos mientras aparecen como partículas (pelota de tenis) compactas y localizadas en otros experimentos. Dado ese comportamiento dual, característico de los objetos mecanocúanticos, donde algunas partículas pueden presentar interacciones muy localizadas y como ondas, exhiben el fenómeno de la interferencia. Es decir, la excusa de que había interferencias  o errores en el experimento, no se tomó como válido.

De acuerdo con la física clásica existen diferencias claras entre onda y partícula. Una partícula tiene una posición definida en el espacio y tiene masa mientras que, una onda se extiende en el espacio caracterizándose por tener una velocidad definida y masa nula.

Actualmente se considera que la dualidad onda-partícula es un:

“Concepto de la mecánica cuántica según el cual, no hay diferencias fundamentales entre partículas y ondas: las partículas pueden comportarse como ondas y viceversa”.

Stephen Hawking, 2001

Este es un hecho comprobado experimentalmente en múltiples ocasiones. Fue introducido por el científico Louis-Victor de Broglie, como hemos mencionado anteriormente el cual, en 1924 en su tesis doctoral, inspirada en experimentos sobre la difracción de electrones, propuso la existencia de ondas de materia, es decir que toda materia tenía una onda asociada a ella. Esta idea revolucionaria, fundada en la analogía con que la radiación tenía una partícula asociada, propiedad ya demostrada entonces, no despertó gran interés, pese a lo acertado de sus planteamientos, ya que no tenía evidencias de producirse. Sin embargo, Einstein reconoció su importancia y cinco años después, en 1929, De Broglie recibió el Nobel en Física por su trabajo.

Su trabajo decía que la longitud de onda λ  de la onda asociada a la materia era:

Donde “h” es la constante de Planck (un número fijo) y “p= mv” es el momento lineal de la partícula de materia.

En general p=m v siendo “v” la velocidad de la partícula,y  “m ” su masa.

Una vez explicado este principio de la física cuántica, podremos entender cómo funciona y cómo trabaja un vidente. Un vidente es una persona física que tiene una masa determinada y que puede o no, estar en movimiento. A su vez, en ese movimiento, puede tener una velocidad determinada y en consecuencia, generar unas vibraciones con su respectiva longitud de onda.

A donde quiero ir es que un vidente, aun siendo una partícula (con masa y con velocidad) en el momento que conecta con el universo para obtener la información que le solicitan, se convierte en una onda (sin masa y con velocidad) para poder viajar (teletransportarse) a otras dimensiones, visualizar la información, procesarla y representársela al consultante. Por eso también en consulta sucede que, el universo te deja ver poca información (partícula) y otras muchas más veces, te deja ver mucha información (onda).

También comentar en este punto, que como en todo viaje, hay obstáculos o interferencias.  Es decir, cuando un consultante pregunta al vidente una cuestión, se le plantean o visualiza varias opciones al vidente para responder a la pregunta formulada, ahora bien, la información o solución al problema planteado puede tener una, dos o incluso tres soluciones posibles (como el dibujo de la siguiente página, un cuadrado, un círculo o un triángulo), de las cuales una solución es la más acertada, otra es acertada pero tardará algo más de tiempo en realizarse y por último (pocas veces se produce) la interferencia, la cual es, como comentaré en otro capítulo de este libro, la información que el universo da al vidente para que éste a su vez, se la entregue al consultante para que no se desvíe de su Destino y para que esa experiencia de aprendizaje no se la quiera evitar y por tanto, no aprender ni experimentar. Con ello lo que quiero decir, es que al Universo, 

NO SE LE PUEDE ENGAÑAR!!!!

Diferencias entre Tarotista y Vidente

En este momento, quiero aclarar nuevamente que un vidente no utiliza ningún tipo de herramientas tales como cartas de Tarot, piedras, péndulo, bola de cristal, etc… es decir, la persona que utiliza las cartas del Tarot para predecir el futuro, NO es vidente, es tarotista, porque está utilizando una herramienta ajena a su tercer ojo (sexto Chakra) y no está canalizando directamente del universo.

Te habrá podido llamar la atención que he dicho “…con probabilidad muy alta (85-93%)..” y te preguntarás porque no he puesto el 100%. Muy simple, porque el 100% de exactitud, el 100% de acierto, únicamente lo posee la divinidad (Dios o como lo quieras llamar). Nadie, en este plano tridimensional, en este plano 3D,  en este planeta Tierra, posee el 100%. Y quien diga que acierta o tiene el 100% de las respuestas a las preguntas o dudas, no está diciendo la verdad.

Si acudes a mis conferencias, a mis cursos o incluso a mis consultas privadas, yo siempre empleo una frase, la cual es:

“No soy Dios, ni lo pretendo.

Mi ratio de acierto es del 92% y mi  de ratio de no acierto es de 8%.”

 

Con esto lo que quiero decir y dar a entender a la persona o personas que me están escuchando es que, lo que el universo me está permitiendo ver, decirte y contestarte a la pregunta que me formulas es eso, ni más ni menos; es lo que me corresponde decirte y es la información perfecta, justa y necesaria que el universo te está facilitando a través de mí, para resolver esta duda, incertidumbre o problema. 

¿Quieres aprender a ser vidente?

Déjame tu nombre y e-mail y te mandaré información acerca del ÚNICO Curso de VIDENCIA  que existe en el mercado, enseñado solamente por Daniel Usón, ingeniero, vidente y médium. 

El curso es 100% ONLINE donde podrás aprender a tu propio ritmo y te enseñará un método para canalizar personalizado, interpretación energética de cada persona, simbología y visión ÚNICA de la videncia para que puedas trabajar profesionalmente  y ser una persona formada en el sector esotérico. 

¡¡No lo dejes para más adelante!! ¡¡Apúntate YA!!